La intoxicación ocurre cuando una persona se expone a una sustancia dañina, ya sea porque se ingirió, fue inyectada o inhalada.

Productos tan comunes como los que se utilizan para limpieza, perfumería, insecticidas, bebidas alcohólicas, alimentos, plantas, fármacos y químicos, pueden provocar una intoxicación.

Algunos de sus síntomas son:

  • Dolor abdominal
  • Labios morados
  • Tos
  • Diarrea
  • Confusión
  • Dificultad para respirar
  • Visión doble
  • Fiebre
  • Somnolencia
  • Dolor de cabeza
  • Palpitaciones cardiacas
  • Náuseas y vómito
  • Entumecimiento
  • Hormigueo
  • Convulsiones
  • Llanto constante en caso de niños o niñas

Los síntomas pueden tardar en aparecer, pero si sospechas que alguien está intoxicado, no esperes a que se manifiesten los síntomas y consigue ayuda médica de inmediato.

¡Ten a la mano los teléfonos de emergencia, como lo es el 911, o bien, descarga en tu celular la aplicación “Emergencias Gto”!

 

¿Qué hacer en los primeros instantes?

  • Mantén la calma, lo que te permitirá tomar las mejores decisiones.
  • Si la persona afectada vomita, colócala acostada de lado o de costado, en un plano paralelo al suelo, para evitar que se ahogue en tanto recibe ayuda.
  • Si se trata de un caso de inhalación, retira a la persona de la fuente de exposición de forma inmediata.
  • Si la intoxicación es vía cutánea, retira todo el tóxico, quita la ropa afectada y lava las zonas expuestas con abundante agua. No utilices ningún tipo de neutralizante o antídoto.
  • En caso de una picadura o mordedura, lava con agua y jabón, además de aplicar frío local (una bolsa de hielo es útil) en la zona afectada.
  • Si la persona intoxicada presenta pérdida de la conciencia o no respira y conoces alguna maniobra de reanimación, aplícala.
  • Procura identificar la sustancia y cantidad ingerida, el animal que provocó la mordedura o el medicamento ingerido y según sea el caso, coméntalo con el médico que atenderá a la persona.

Acciones a evitar en la primera atención:

  • Por ninguna razón le des algún tipo de líquido como leche, vinagre, agua, yema de huevo o agua con sal, pues pueden provocar un daño mayor.
  • En caso de que se trate de una picadura o mordedura, no apliques torniquete, cortes o succiones. Si hay restos de espinas o aguijones, retíralos cuidadosamente con unas pinzas.
  • No provoques vómito, especialmente si hay sospecha de que se ingirió una sustancia irritante como cloro o productos de limpieza.
  • No uses remedios caseros.

¿Cómo prevenir una intoxicación?

  • Conserva los medicamentos con su hoja informativa en un botiquín y si es posible, bajo llave y fuera del alcance de los niños.
  • Verifica la fecha de caducidad de medicamentos y alimentos, así como el buen estado del pescado y otros alimentos.
  • Revisa el estado de los quemadores en la cocina y el buen funcionamiento del calentador; además, no coloques calentadores de gas en cuartos de baño ni habitaciones mal ventiladas.
  • No guardes productos de limpieza en recipientes que puedan causar alguna confusión.
  • Elige productos o envases que tengan tapa de seguridad.
  • Evita manipular o pulverizar insecticidas o productos de jardinería cerca de alimentos, personas o animales, así como en espacios poco ventilados.
  • Procura no permanecer en habitaciones tratadas con insecticidas, recién pintadas o barnizadas, hasta que desaparezca el olor del disolvente.
  • No mantengas el auto en marcha al interior de garajes pequeños y mal ventilados.

Algunos productos altamente tóxicos son aceites de motor, acetona, aguarrás, alcanfor, alcoholes (etanol y metanol), amoniaco, anilinas o colorantes, decolorante para cabello, endurecedores y esmaltes de uñas, etilenglicol, insecticidas, limpiadores para hornos y baños, monóxido de carbono, pulidores de metales y muebles, sales de baño, talco vía inhalación, sosa cáustica y tintes para cabello.

Existen otros productos que no son propiamente tóxicos, pero cuyo mal manejo puede provocar una intoxicación, entre los que se incluyen aceite de baño, aceite mineral, acondicionadores del cuerpo, acuarelas, antiácidos, lápiz labial, bronceadores, crayones, cremas y lociones para afeitar, desodorantes, edulcorantes, fertilizantes, goma para borrar, incienso, jabones de baño, maquillaje para ojos, óxido de zinc, plastilina, vaselina, velas y yeso, entre otros.

Considera que el hecho de que un empaque no tenga una etiqueta de advertencia, no significa que una sustancia sea segura.

 

Te puede interesar

 

Multimedia