¿Cómo reaccionar y apoyar a una persona con intenciones suicidas?

Si a tu alrededor hay alguien con tendencias suicidas, atiende los siguientes pasos:

  • Pregunta: hacer preguntas directas y sin prejuicios abre la puerta al diálogo sobre un posible sufrimiento emocional, con una actitud comprensiva y libre de crítica. Preguntas como “¿estás pensando en el suicidio?”, “¿qué sientes?” y “¿cómo te puedo ayudar?” permiten establecer puentes de comunicación. El siguiente paso es escuchar, lo que significa tomarse en serio las respuestas y no ignorarlas; escuchar permite conocer la causa del sufrimiento y las razones que habría para continuar viviendo. La ayuda se logra cuando logran enfocarse en los motivos que hay para esa persona de vivir. Estudios indican que preguntarles a las personas en riesgo si tienen pensamientos suicidas no aumenta el riesgo, sino que por el contrario, reconocer y hablar sobre el tema, contribuye a reducir la posibilidad.
  • Mantenles seguros: Tras establecer el diálogo, es importante conocer otros temas para establecer la seguridad inmediata, como el hecho de saber si hay intentos previos de quitarse la vida, si hay un plan específico y detallado o inclusive si hay acceso a algún método planificado y cuál sería el momento elegido. Conocer estos aspectos permite saber la inminencia y la gravedad del peligro en el que pudiera encontrarse la persona, y así tomar medidas adicionales como llamar a las autoridades o llevarlos a unidad médica. En todo ello es importante restringir el acceso de una persona suicida a métodos letales como una vía para prevenir el suicidio, como lo podría ser armas de fuego y medicamentos.
  • Estar presente: Implica estar físicamente presente para alguien, llamarle por teléfono y hacer uso de cualquier otro medio para mostrarle apoyo. Es indispensable cumplir el compromiso de apoyo que se expresó y encontrar la mejor vía de hacerlo. Al aumentar la conexión y reducir el aislamiento de una persona con tendencias suicidas es un factor de protección contra el suicidio.
  • Ayudarles a conectarse: Hay medios de apoyo constante como líneas telefónicas o grupos de atención psicológica que pueden ayudarles a establecer una red de seguridad para momentos de crisis. Una forma de ayudar a generar conexiones es elaborar un plan de seguridad en conjunto, que implica que la persona sepa qué hacer durante una crisis y a quién acudir.
  • Brindar seguimiento: Una vez que se ha conversado sobre la posibilidad de un suicidio y tras conectarlas con sistema de apoyo inmediato, es recomendable dar un seguimiento, como una llamada telefónica o mensajes que permita saber cómo está la persona o si hay algo más en lo que se les puede ayudar. El contacto constante y solidario es parte importante de la prevención del suicidio.

 

Te puede interesar

 

Multimedia


Acceso a la Unidad de Transparencia y Archivos del Poder Ejecutivo